Sexo telefónico con chica

Os cuento lo bien que me lo pasé con el sexo telefónico con chica

sexo telefónico con chica

Os recomiendo desde ya que contratéis un servicio de sexo telefónico con chica y disfrutéis como nunca. La primera vez que lo probé fue en un grupo de amigos: llamamos desde el número de teléfono de uno de ellos al primer servicio que encontramos por Internet.

Tengo que reconocer que, más que para conseguir excitación, lo hicimos para poder echarnos unas risas y pasarlo genial. Elegimos un servicio de rubias tetonas, de esas que las tienen tan grandes que ningún sujetador es capaz de contenerlas.

Le contamos un poco la situación: que estábamos un grupo de 6 tíos solos en casa y que no teníamos ningún agujero donde meterla. Esta mujer seguramente ya se había encontrado con clientes similares por qué no se sorprendió en ningún momento… es más, parece que la idea le entusiasmaba.

Le preguntamos lo que le gustaba hacer cuando se follaba a un hombre. Ella respondió con toda seguridad que siempre empezaba por hacerle una mamada: no había nada que soportase menos que un tío no la tuviera lo bastante dura como para poder penetrarla. Es por ello por lo que utilizaba técnicas avanzadas moviendo la lengua como nadie.

Luego no esperaba a que el hombre tomaba la iniciativa: ella se le ponía encima, se metía la polla por el coño y empezaba a botar con mucha velocidad. Después, a medida que el placer se iba apoderando de su cuerpo, esa velocidad todavía se pronunciaba mucho más.

Lo que más me encantó del servicio de “sexo telefónico con chica” es lo que dijo a continuación: A ella no le gustaba que se le corrieran dentro de su coño, si no que prefería que lo hicieran en la boca. Por eso, cuando veía que el tío ya estaba a punto, empezaba a chupársela hasta que terminaba descargando.