Paja por teléfono

¿Una paja por teléfono es un recurso solo para perdedores?

Esta pregunta será contestada de una forma diferente dependiendo de la persona a la que se la formulemos. Algunos hombres aseguran que el hecho de hacerse una buena paja por teléfono es un recurso tan solo reservado a aquellas personas que no consiguen que se las hagan en el mundo real; es decir, que no consiguen cautivar a mujeres, o a hombres, para que lleguen a este tipo de situación.

paja por teléfono

Ahora bien, otros tantos aseguran que una paja por el teléfono puede suponer un auténtico cambio en nuestra vida sexual. Dicen que puede servir como un alivio cuando una noche no hemos ligado, o bien simplemente para desahogarnos en el caso de que estemos muy calientes. Pero esto no quiere decir que cascarse una paja por teléfono sea para perdedores ni mucho menos; es posible que al día siguiente tengamos más suerte.

¿Hacerse una paja por teléfono estando casado?

Este ejemplo nos viene a la perfección para demostrar que no es algo de perdedores. Es posible que tengamos una cierta relación estable con una mujer (puede ser una relación de noviazgo, o bien de matrimonio), que tengamos relaciones con ella y que no haya impedimentos en estos casos. No obstante, en un momento dado podemos experimentar la sensación de querer hacernos una paja por teléfono. Y es que el hombre necesitará una cierta variedad en sus relaciones de pareja; le gusta experimentar nuevas sensaciones y a veces hacerlo con otras mujeres.

Para poder evitar precisamente que se consume esta infidelidad, siempre pueden hacer una de estas llamadas sexuales a un servicio relacionado. Con una paja por teléfono podremos conseguir lo que siempre hemos estado buscando.

La gran ventaja de estos servicios es que no se considera que estemos poniéndole los cuernos a nadie porque, si lo analizamos bien, no se producirá ningún tipo de contacto con otras mujeres. No obstante, esto también dependerá de cada mujer en cuestión; algunas si que lo pueden considerar como una forma de infidelidad.

Esto demuestra que las pajas por teléfono no son de fracasados.

¿Qué es hacerse una paja por teléfono?

Hacerse una paja es una manera de obtener placer en cualquier momento, y de desconectar del agobiante estrés del día a día. En el momento en el que alcanzamos por fin el clima deseado no habrá nada que nos importe: es un analgésico que hasta puede calmar el dolor de cabeza (por lo menos, brevemente).

Está claro que esto se puede mejorar si no somos nosotros los que nos hacemos la paja, si hay otra persona que nos la haga. Ahora bien, esto no es siempre posible, a no ser que estemos dispuestos a pagar por el servicio de una profesional.

Una tercera alternativa es apostar por una buena paja por teléfono: es decir, llamar a un número erótico y abrir la mente para escuchar todo lo que la persona que está al otro lado nos tiene que decir.

Y aquí nos encontramos con un punto algo polémico: mientras algunas personas aseguran que las pajas por teléfono son realmente placenteras, otras indican que no tienen ni punto de comparación con una paja en la vida real.

Para ayudarte a zanjar este tema, lo vamos estudiar en detalle:

Todo lo que debes de saber sobre la paja por teléfono

Es innegable que una paja en la vida real nos aportará un placer único, y más si es otra persona quien nos la hace. No obstante, la paja por teléfono también tiene algunas ventajas, aunque pueden pasar desapercibidas: por ejemplo, el hecho de hablar con una persona desconocida, pensar que, incluso, estamos haciendo algo prohibido (puede que tengamos pareja) pero sin cometer una infidelidad, haga que se despierte nuestra libido.

Es increíble como muchas veces nos sorprendemos con prácticas eróticas que no creíamos que nos iban a excitar tanto como lo hacen.

Piensa que las personas que están al otro lado cuentan con una gran experiencia en este tipo de servicio: sabrán exactamente lo que tienen que decirte para acelerarte o frenarte llegado el momento. Es posible que te hagan sufrir un poco, a cambio de darte el “final feliz” que todos nos merecemos.

No nos gusta comparar: pensamos que la paja real y la paja por teléfono deberían de ser consideradas como dos métodos de entretenimiento completamente diferentes. Incluso hasta se podrían combinar: podríamos tener una novia que nos hiciera una paja por teléfono y luego una paja en la vida real.

Las combinaciones son muy variadas.