Teléfonos de líneas eróticas

Toda la verdad sobre las chicas de los teléfonos de líneas eróticas, a examen

Un grupo de expertos se ha lanzado a clasificar a las chicas que trabajan en los teléfonos de líneas eróticas, concluyendo que son mentirosas, dulces y, sobre todo, muy profesionales.  Su principal pretensión es recrear fantasías, devolver la esperanza a hombres o a mujeres, sobre todo a solitarios y solitarias.

teléfonos de líneas eróticasAhora bien, en ningún momento podremos saber cómo es su cara, que talla tienen de pelo, o el color de su ropa interior. Siempre se mantienen del lado del anonimato

Estas profesionales trabajan en las líneas eróticas gracias a que hay gente a las que les pone una voz y porque hay muchos más solitarios de lo que nos podríamos llegar a imaginar.

Esta es la principal característica de la voz, que poco o nada tiene que ver con el físico de las personas. Seguro que en más de una ocasión nos hemos encontrado con un auténtico pivón al salir de fiesta, pero después nos hemos llevado una sorpresa desagradable al ver que tenía una voz de pito, o muy grave. Los teléfonos de líneas eróticas pueden conservar esta trampa, y es que las mujeres que trabajan en ellas pueden decir lo que les dé la gana.

Sin tener webcams pueden hacer lo que quieran; ponerse el mejor picardías que tengan, vestir de tanga, incluso hacerse pasar por un hombre o mujer, siempre y cuando tengan la voz adecuada.

Eso sí, deberán tener mucha imaginación, así como mucha labia, ya que sólo de esta manera podrán acertar con los tediosos gustos del cliente que se encuentra al otro lado del teléfono.

Ellas afirman que nada es imposible, y que siempre dan al cliente aquello que está buscando, que no hay ninguna consecuencia que vaya más allá de los teléfonos de líneas eróticas. Lo cierto es que en ocasiones es mejor soñar y dejar que te sueñen, pudiendo colgar el teléfono manteniendo una sonrisa en la boca, y no llevarnos ningún tipo de problema a casa… aunque este tipo de satisfacción pueda costarnos el sueldo del mes.