Número erótico sin censuras

Lo que principalmente buscamos a la hora de llamar a un número erótico es que se presente sin censuras. Es decir, que podamos decir lo que se nos antoje, con toda la libertad del mundo.

Ahora bien, es muy posible que se establezcan algunas normas de operativa antes de empezar la llamada, y siempre hay que guardar las normas si no queremos que nos cuelguen. Sin embargo, con la gran mayoría de números no vas a tener ningún problema.

¿Cómo encontrar un número erótico sin censuras?

  • Revistas: Hasta antes de la llegada de Internet, las revistas eran una de las pocas maneras que podríamos utilizar para conseguir un número erótico sin censuras. Lo más normal es que tuviéramos que buscar la sección contactos (también propia de algunos periódicos) y así encontrar el teléfono erótico que habíamos estado buscando. Es una opción interesante, pero tiene el problema de que cada vez son menos las revistas que ofrecen este tipo de recurso.
  • Televisión: En la televisión también es posible encontrar un número erótico sin censuras. Esto es común en ciertos canales y a partir de las 12 de la noche. Lo más habitual es que aparezcan en forma de anuncio, fijos o móviles, en alguna parte de la pantalla. El problema de estos anuncios es que, aunque si bien es cierto que se indica el coste de los mismos en alguna parte, pasan tan rápido y la letra es tan pequeña que lo podríamos tener complicado a la hora de controlar lo que nos vamos a gastar.
  • Internet: La red se ha convertido en el lugar idóneo para elegir un buen número erótico sin censuras. Será cuestión de abrir nuestro navegador de siempre (cómo Google) e introducir en el campo de búsqueda el criterio que queramos. Una vez que tengamos el anuncio delante, comprobaremos su legalidad, el coste por minuto, así como cualquier otro detalle relacionado.

número erótico sin censuras

¿Cuál es la mejor opción?

Las 3 opciones son válidas para encontrar un buen número erótico sin censuras, aunque Internet es la clara favorita. La opción de las revistas es cada vez menos habitual, y es que es una práctica que ya muchas empresas han obviado.

La opción de la televisión, aunque es interesante, nos obliga a estar levantados a horas intempestivas, además de que es difícil conocer las condiciones de los anuncios.

Por ello, nosotros te recomendamos Internet sin ninguna duda.