Chat telefónico erótico: ¿Cómo funciona este tipo de servicio?

Seguro que en más de una ocasión nos hemos encontrado este tipo de servicio en nuestras largas búsquedas en Internet; si no lo has probado todavía, por lo menos habrás sentido esa atracción al estar frente a un tipo de servicio prohibido que podría llegar a alegrarnos el día llegado el momento.

¿Pero exactamente que es el chat telefónico erótico y porque nos resulta tan atractivo? En los puntos siguientes lo vamos a analizar en detenimiento.

Todo lo que debes saber sobre el chat telefónico erótico

chat telefónico eróticoHace unos 15 años, Internet era una base de chats, más o menos avanzados, pero que todos se centraban en la misma base. Teníamos una sala particular en dónde hablaba cualquier usuario. Si teníamos suerte, conseguíamos hablar con un usuario en privado y, dependiendo de cómo jugásemos nuestras cartas, la experiencia podía acabar mejor o peor.

Sin embargo, conviene recordar que estábamos en una época algo complicada en cuanto a tecnología se refería; y es que las velocidades de Internet todavía dejaban bastante que desear. El simple hecho de pasar una foto podría convertirse en una odisea.

Sin embargo, el tiempo pasó y se nos presentó la “fibra óptica”; es decir, una tecnología que ahora llega a superar los 300MB asimétricos.

Gracias a esto, un chat telefónico erótico no solamente será de “modo texto”, sino que también se le podrán incorporar algunas funcionalidades como chat de voz, o incluso la emisión de la cámara en vídeo. Si usamos este chat a nivel profesional; es decir, para podernos en contacto con una mujer que nos provea sus servicios sexuales de esa manera, lo más normal es que nosotros tengamos la posibilidad de dejar que nos vea a través de la cámara (si nos sentimos preparados para ello), o bien solo disfrutaremos de lo que vemos nosotros.

El servicio de audio también es muy interesante, de la misma manera que lo es en un servicio de sexo por teléfono de toda la vida.

Prueba con el “chat telefónico erótico” y no querrás probar con otra cosa.